Turismo: Hidalgo

Huasca de Ocampo

Huasca de Ocampo es un encantador Pueblo Mágico que recuerda a algunos de los pintorescos asentamientos del viejo continente. Este lugar se ha transformado en un verdadero cuento de hadas gracias a sus impresionantes edificios y cabañas con techos a dos aguas, su entorno elevado y boscoso, y la fuerte interacción con duendes y gnomos.

Incluso cuando paseas por sus calles empedradas, es habitual ver a alguien vestido de elfo. Además, puedes probar las pastas y truchas.

Museo de los Duendes

Si te gustan los duendes o quieres conocer más sobre su mundo, en el Pueblo Mágico de Huasca de Ocampo hay un sitio especial dedicado a estos seres. Cristina Cortés de Herwig es la fundadora del Museo de los Duendes.

Cristina dice que ha pasado varios años investigando a los duendes y ha reunido pruebas que corroboran su existencia. También puedes dar un paseo nocturno por el Bosque de los Duendes y, si tienes suerte, podrás cruzarte con uno de ellos.

Prismas Balsáticos

Los prismas basálticos son uno de los atractivos de Huasca. La quebrada de Santa Mara Regla produjo estas magníficas formaciones hace millones de años, ya que podrás ver las hermosas cascadas sobre los prismas y cruzar un puente colgante perfecto para una foto de recuerdo.

Cerca de los prismas, en el Centro Turístico del lugar, se pueden realizar otras actividades como practicar fútbol o voleibol en las canchas, nadar en las piscinas, acampar o hacer gotcha y pasar la noche.

Real del Monte

Es una ciudad minera cuyo auge se dio en el siglo XVIII, y como resultado, ahora puedes admirar hermosas mansiones, edificios y otras estructuras encantadoras.

La Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, el carril de los artistas, el Santuario del Señor de Zelontla, la Mina de Acosta, el Museo de Medicina del Trabajo y el panteón inglés son puntos que debes visitar en este Pueblo Mágico.